sábado, 12 de enero de 2019

LA PIEL, espejo del alma

Buenos días amig@s, otra vez en marcha después del parón navideño y en esta ocasión quiero hablaros de el papel tan especial que desempeña nuestra piel como espejo de nuestras emociones.
De todos es conocido como enrojecemos de alegría, enfado o timidez. La irrigación sanguínea de la piel de la cara aumenta de manera brusca debido a la acción de unas determinadas hormonas que se activan al sentir alguna de estas emociones. Quizás sea todavía uno de los reflejos más primarios en el que tener un rostro enrojecido era símbolo de fuerza y actividad y por otro lado al contraerse los músculos de la piel e incluso de la raíz del cabello ante un susto o una situación desagradable probablemente eran una manifestación de alerta y preparación para la defensa y la lucha.
Otra manifestación de nuestra piel es palidecer cuando tenemos miedo ya que la circulación sanguínea se refuerza hacia el corazón. Las personas especialmente sensibles conocen también como sufren escalofríos de placer o de miedo viendo una película de terror, por ejemplo. El "vello de punta" por un susto también es un síntoma de contracción repentina de la piel.
Estos efectos son momentáneos pero existen otras alteraciones de la piel que permanecen y que suelen deberse en su mayor parte a nuestro estado de ánimo. Por ejemplo en una piel normal de repente pueden aparecer manchas rojas, hipersensibilidad a agentes mediombientales como el frío o el calor, intolerancia a las cremas de siempre o erupciones  repentinas.
En todas estas causas el estrés juega un papel muy importante, las influencias negativas de la vida y como las afrontamos, afectan a nuestro estado de ánimo y también le pasan factura a la piel. Por el contrario el estado de ánimo equilibrado y feliz incide de manera positiva en nuestra piel que aparece brillante e hidratada.Todo esto se debe a una compleja interacción entre el estado de ánimo y la producción hormonal del cerebro que a su vez influye en todos los órganos y en el aspecto de la piel.  
Una piel sana es aquella que está suave, elástica y  con buena irrigación, su aspecto no presenta granos, brillos por exceso de grasa ni descamación. 
La piel cuenta con defensas adecuadas frente a los agentes externos y una capa protectora ácida que la protege, aún así es de vital importancia dedicar unos minutos diarios a los cuidados necesarios con el fin de mantener y preservar su máxima irrigación, suavidad y fina porosidad. Así como llevar una alimentación adecuada que le aporte "desde dentro" los nutrientes necesarios para su buena salud.
El principal objetivo que me llevó a escribir este blog, es el de aportar mi granito de arena compartiendo información para el cuidado y la salud de la piel de manera sana y natural. 

Desde mi experiencia tanto personal como profesional os diré que la aplicación de cosmética natural de calidad, que no necesariamente tiene que ser muy compleja en cuanto a ingredientes y elaboración, ya sabéis la máxima de menos es más, complementada con flores de Bach tanto a nivel local como interno, es el tamden perfecto para el cuidado de nuestra piel tanto con fines puramente estéticos como terapeúticos.

Os dejo el enlace en el que os hablé de las flores de Bach y su aplicación en la piel:
http://www.xn--aniencosmticanaturalconfloresdebach-jdd.com/search?q=flores+de+bach
No creo haberos descubierto nada nuevo en la entrada de hoy pero ya que empieza el año y estamos cargados de buenas intenciones y propósitos, es una pequeña reflexión para que uno de estos propósitos sea mantener la salud de nuestra piel.
Buen fin de semana, que seáis felices!!!

PENSAMIENTOS, propiedades medicinales

Hola amig@s aprovechando que tengo mi pequeño paraíso repleto de pensamientos en flor, me he inspirado para crear esta entrada y contaro...