domingo, 10 de junio de 2018

Sobre oleatos, hoy de jazmin

Buenos días amig@s, como l@s que me conocen ya saben mi amor por las plantas y todo lo que se me ocurre hacer con ellas, desde disfrutarlas con solo mirarlas, plantarlas,cuidarlas y olerlas hasta su utilización tanto en la cocina como en la cosmética me ofrecen las que cultivan en sus jardines cuando podan y no creo que sean conscientes del gran regalazo que me hacen, son personas amantes, como yo, de ellas por lo que su procedencia y cuidados no puede ser más amorosa y ecológica y lo que es más importante a través de las plantas estamos estableciendo vínculos que estrechan nuestra relación.
 Así que aprovechando que mi estupenda compañera Lucía me ha traído unas ramas de su maravilloso jazmín, que ha envuelto con su olor toda la casa (aún huele y ya está procesado) la entrada de hoy quiero dedicársela a  los oleatos y en especial a este de jazmín.
Preparar una maceración en aceite, es decir un oleato, es algo sencillo solo necesitamos un frasco de vidrio bien limpio, que podemos reciclar, un aceite vegetal de buena calidad: oliva, girasol, pepita de uva, almendras, aguacate.....puede ser alimentario o cosmético según el uso que le queramos dar (si utilizamos alimentario como sería el caso del aceite de oliva y la planta que queremos utilizar  es comestible: romero, laurel, tomillo.... nos puede servir para ambas cosas) y por último la planta escogida que puede ser fresca o seca, si es fresca la lavamos bien para evitar polvo o bichitos, secamos y llenamos el frasco y si es seca con la mitad del frasco sería suficiente, lo llenamos del aceite elegido hasta tapar la planta por completo, en el caso de que la planta sea fresca hay que tener mucho cuidado de que quede bien cubierta porque sino se nos puede echar a perder por la cantidad de agua que tiene.
Una vez cubierto cerramos bien, agitamos y dejamos al sol y sereno, es decir a la temperatura del día y de la noche, durante cuarenta días para que el principio activo de la planta pase al aceite, agitándolo con frecuencia.
Hay quien prefiere ponerlo protegido de la luz y el calor para evitar la oxidación del aceite.
En el caso de plantas como el hipérico ( hierba de San Juan) han de ponerse al sol para extraer mejor su principio activo.
Otra opción sería el oleato en caliente, poniendo el frasco al baño María durante varias horas,hay quien utiliza la yogurtera porque mantiene una temperatura constante, o ponen el frasco en el lavavajillas en un programa no superior a 50 grados.
 Estos métodos vienen muy bien cuando tenemos prisa por utilizar el macerado o cuando la planta es fresca porque así no corremos el riesgo de que se nos estropee.
Yo personalmente prefiero hacer el oleato en frío por aquello de respetar los tiempos y porque creo que el sol y la luna también van a influir en el proceso de maceración.
Una vez pasado el tiempo necesario filtramos y ahora sí, lo envasamos en frascos protegidos de la luz y en sitio fresco.
Si queremos un oleato más concentrado, una vez filtrado podemos volver a poner en el aceite más planta y repetir el proceso.  
En el caso de cortezas como la canela o la vaina de vainilla se pueden hacer varios macerados reutilizando la planta.
Un truco para poner más cantidad de planta y que el oleato sea más concentrado es molerlas, así abultan menos y caben más.
Si el objetivo del oleato es hacer jabón hemos de tener en cuenta el aceite empleado o la mezcla de aceites para calcular el índice de saponificación, que como l@s jaboner@s sabéis es distinto según el aceite utilizado.

Como os dije al principio en este caso he preparado un oleato de jazmín con aceite de almendras ya que pensé que si lo hacía con oliva, que tiene su propio olor, enmascararía el delicioso olor del jazmín, le añadí un chorríto de aceite de germen de trigo para evitar la oxidación del aceite de almendras que es uno de los que se enrancian más rápido.
He utilizado planta fresca y el proceso en frío.
Los beneficios del jazmín para la piel y el cabello son muchos: 
Relaja,tonifica y estimula la piel por lo que mejora el aspecto de estrías y cicatrices, promueve la producción de colágeno, hidrata todo tipo de pieles, purifica y perfuma, hidrata y da luminosidad al cabello frenando su caída.
No es aconsejable su uso durante el embarazo y lactancia.

Cuando pase el tiempo necesario utilizaré el aceite tal cual para masaje, para después del baño o bien  prepararé alguna crema, en ese momento os contaré la receta aunque bien puede servir la de la crema perfecta, sencilla y multiusos.
La podéis encontrar en el apartado de receta de este blog, os dejo el enlace: 
http://www.xn--aniencosmticanaturalconfloresdebach-jdd.com/p/recetas.html
Pues hasta aquí mi entrada de hoy, espero que os sirva, la utilicéis y como siempre agradecida si la compartís.
Muy feliz domingo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco vuestros comentarios

CREMA HIDRATANTE DE LAVANDA

Buenos días, hoy toca receta sencilla que encontré en la guía FRAGANCIA CON FLORES, de Joanna Sheen. Una crema de elaboración muy fácil y...